LA MODELO

marzo 3rd, 2012

 

 La modelo, con su mochila al hombro, baja al centro de la ciudad a paso rápido para llegar a su destino con los músculos calientes. Cuando llega al barrio gótico, entra en un viejo palacete algo descascarillado y corre escaleras arriba.

 

En un piso hay una puerta de madera tallada con formas orgánicas y en un cartel de letras modernistas se puede leer  “Cercle Artístic de Sant Lluc”. Cruza sus salones llenos de retratos de próceres de la cultura catalana de principios del XX y abre de golpe las altas puertas de la sala de dibujo. Una de las paredes está cubierta por una tela, al igual que la tarima  y a su alrededor,  como si fuera un anfiteatro con diferentes alturas, los pupitres de madera  y los atriles.

La sala está llena pero no tiene tiempo de fijarse, se esconde detrás de un biombo y se empieza a desnudar. Sólo se queda con las pulseras de plata que adornan sus tobillos y la pintura de la uñas de los pies. Se frota la piel, se pone una bata china y zapatillas. Saca de la mochila una sábana limpia y guarda sus gafas.  Ahora todo a su alrededor son manchas así que cuando sale de detrás del biombo sabe que la miran pero no ve sus rostros. Ya en la tarima, enciende los focos, extiende su sábana sobre unos cojines y manipula el cronómetro.

Hoy tiene una hora con poses de diez minutos, la segunda, de apuntes de tres y la última de quince. Según el tiempo de duración decidirá las poses, también que le permitan distribuir bien el peso porque si no, según el rato que tenga que estarse quieta, lo puede pasar mal.

 Ahora sólo le queda esperar que pase el tiempo, calmar la respiración y dejar la mente en blanco, nada que le altere la concentración. Después de cada “pi, pi, pi” del cronómetro, buscar algo nuevo que decir con el cuerpo. Así se suceden  las mujeres circenses, los gestos expresionistas, las venus, las majas, las poses atléticas, los guerreros heridos, las odaliscas y las pastorcillas. La respiración de los que la dibujan la guían, sabe cuando les gusta por la profundidad de sus inhalaciones.

Llega el tiempo de descanso y  se pone un pantalón suelto, las zaptillas, el kimono y las gafas. Al salir de detrás del biombo se da cuenta de que él  ha estado en la sala. El joven pintor mejicano la mira alterado y confuso antes de abandonar el aula y a ella el corazón le da un vuelco.


Antes de ir a la cafetería, ahora que está vestida y  la sala medio vacía, aprovecha para pasearse por entre los pupitres y atriles y ver el resultado de su trabajo. Hay dibujos que són sólo manchas de acuarela, otros hechos con ceras gordas y de colores, en tinta china, lápices cremosos, de punta fina, bolígrafos, pasteles. Los que exageran las formas, los que la convierten en una única linea o sólo en luces y sombras, los que se concentran en un detalle, los que la pintan fea o no tienen sentido de las proporciones, los que conocen bien el dibujo clásico, los que buscaban la estructura ósea o el movimiento. A veces coge de la papelera alguno desechado. En su casa, con un roting de punta fina, los usa de modelo para hacer sus propios dibujos.

 Ya en la cafetería se dirige  a la pequeña barra y se sienta en un taburete alto. Jaume, el camarero, le prepara una infusión con una mezcla especial de hierbas. Mientras conversan, observa al joven pintor jugar al ajedrez, con los bordes de las orejas rojas y sin levantar la mirada del tablero. Durante la siguiente hora le regala sus mejores escorzos.

 Al final de la jornada, se vuelve a vestir mientras espía por las rendijas del biombo a la gente abandonando la sala. Antes de marcharse él deja caer una mirada sobre el mueble que la tapa. Todavía tiene que volver a posar un día más.  Aún les queda mañana, si no su historia se les escurrirá entre los dedos, igual que arena en la playa.

Fin.

 




Article Global Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Eli Pets

Tags: , , , , , , , , , , , ,

23 Responses to “LA MODELO”

  1. MARTA MARTIN dice:

    Como siempre original… Y con historia…. Y pregunto… De medio amor?

  2. Tola Castillo dice:

    Tiene un final abierto, libre de interpretación, que cada uno termine la historia como quiera, que deje volar su imaginación. Un beso

  3. Lola Velasco dice:

    Tu espacio es un lugar donde la imaginacion vuela a toda costa, eso lo hace un lugar especial y lleno de encanto.
    Muy buena publicacion.
    Un beso

  4. Chister dice:

    Me encantó, hermana. Bellas las imágenes y muy bueno el texto, me llevó de vuelta a las horas de atriles, estufita, denudez miope y sonido de carboncillo sobre el papel. Besitos!!!

  5. Diex dice:

    Me gusta mucho el movimiento tan escultórico de la última ilustración, la mano misteriosa, las piernas picaruelas y la mirada desafiante. Además en cierto modo (no te lo tomes a mal) me recuerda a algunos dibujos de Ricardo Mesa, un maestro de las curvas femeninas. Espero tenerlo colgado en mi casa algún día… ¡Comprado! Deberías regalarle uno a la Quena Zamudio…

  6. Tola Castillo dice:

    ¡Es verdad! Si que es muy Ricardo Mesa, gran maestro de las formas femeninas redondas. En alguna parte tengo un retrato a pluma que me hizo de niña. Lo resumía todo en cuatro lineas.Besos

  7. Tola Castillo dice:

    Yo le guardo mucho cariño a la época que fui modelo. Tu fuiste la primera. Un besote

  8. Tola Castillo dice:

    Muchas gracias, reina. Un besote

  9. Marian dice:

    Tola, te superas cada día. Hay veces que lo que haces me deja sin palabras. El resto solo me parece genial.

  10. Tola Castillo dice:

    Muchas gracias. Besos

  11. Nuria dice:

    Estos retratos y fotografías, son obras maravillosas. Tú eres una maravillosa modelo. Tienes mucho talento.
    Es un mágico espacio, se siente todo lo que detallas y todo lo que vives.
    Te dejo un abrazote desde mi Perú

  12. kitpu dice:

    Esperaba ver fotitos, pero con esto, simplemente maravillos. Un besazo guapa

  13. Tola Castillo dice:

    Otro para ti guapa. Gracias por el comentario

  14. Tola Castillo dice:

    Otro para ti. Gracias por tu comentario.

  15. Trinity dice:

    La historia me ha gustado mucho, en un primer momento parecía un estilo como “El juego del Ángel”, de Zafón (aunque no me gustó el libro demasiado, el ambiente por recrear Barcelona era estimable), pero lo que más me ha gustado, sin lugar a dudas, son las fotografías de esta modelo tan sensual, cercana y a la vez difusa, dependiendo de las poses y las líneas.

    Creo que además del joven pintor mexicano, te querrían pintar otros muchos. Y estoy a la expectativa de lo que ocurra mañana, por si haces un “to be continued” :)

    Besos.

  16. Tola Castillo dice:

    ¡Qué cachonda! Me he sonrojado un poco. El “to be continued” que cada cual se imagine el que más le sugiera. Un beso muy fuerte

  17. PULGACROFT dice:

    Me han encantado estas fotos Trece!!! sobre todo la de “tu nombre me duele” y “donde la espalda pierde su nombre”. Geniales!!
    (por cierto he enlazado tu blog en mi blogroll que así te sigo mejor)
    ;)

  18. Tola Castillo dice:

    Me alegro mucho, también de estar “enlazada” a tu blog. Un beso muy grande

  19. PULGACROFT dice:

    Otro para ti!!!
    ;)

  20. Macarronazo dice:

    Publicas poco pero cuando lo haces no dejas indiferente a nadie. Buena historia y buenas fotos!

  21. Tola Castillo dice:

    ¡Ey, Macarronazo! ¡Qué bueno que te hayas pasado por aquí! Me alegra saber que el post no te ha dejado indiferente que es lo peor que le puede pasar a alguien que pretende hacer un trabajo artístico. Antes es preferible que te odien: al menos provocas un sentimiento. Un beso muy grande. Tú si que eres un provocador.

  22. Claudia dice:

    Tolita esto es fantastico! Tu propuesta es refrescante, me encantó! Lo he compartido porque quedé fascinada. Ahora n tengo tiempo, estoy entre sesiones, como siempre!!!
    Un besito querida!! y sigue así, todos mis animos!!!

  23. Tola Castillo dice:

    Muchas gracias por compartirlo, estoy muy contenta con el resultado, el haber hecho fotos en la calle hace a este post distinto, aunque lo curioso es que al contrario, el texto es muy íntimo. Un beso muy grande

Leave a Reply