Posts Tagged ‘Pajarito’

EL PROBLEMA DE LAS MUJERES ES UN PROBLEMA DE HOMBRES

miércoles, septiembre 11th, 2013

El problema de las mujeres es un problema de hombres

“El problema de las mujeres es un problema de hombres”

 «El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres.» Pajarito, Candela Flame y Pinky Spring leyeron al mismo tiempo la cita de Simone de Beauvoir que alguien había colgado en el Facebook, y en ese momento cada una sintió que estaba dedicada a ella.

Candela Flame

 “Candela Flame”

Las tres amigas eran muy diferentes. Candela Flame era fuerte, independiente y segura, o al menos eso era lo que enseñaba de sí misma.


La silla vacía

“La silla vacía”

En secreto anhelaba poder quitarse la máscara de luchadora, y echaba de menos que hubiera un pecho cálido que sirviera de reposo a la mujer guerrera. Por eso, en  soledad, cuando se permitía ser débil, se llenaba de congoja.

 

Pajarito metida en un jardin

“Pajarito metida en un jardín”

En cambio Pajarito era un espíritu libre, difícil de aprehender. Su alma de artista la llevaba a ir siempre tras la inspiración. Lo que más se la estimulaba era el deseo. Por eso cuando alguien era objeto de su atención no sabía si lo que la enamoraba era la persona o lo que despertaba en ella. Sus relaciones poco convencionales eran complicadas de adjetivar y nunca sabía cuando las aves de paso levantarían el vuelo, o sería ella la que tendría que emigrar.

 

Pinky Spring bebe en la bañera

“Pinky Spring ahoga sus penas”

Aunque era de moral más bien distraída, como dice una canción, tal vez por ser pelirosa natural, Pinky Spring vivía el amor como si fuera una novela de ese mismo color. Pero al último que le había dado el título de su príncipe se le había vuelto rana y comprobaba con desesperación que le hacía guiños de complicidad a otras en el FB, y  a sus fotos y las canciones que colgaba pensando en él, escasamente les daba un me gusta.

Pinky Spring y sus amigas de paseo por el campo

 “Bucólicas”.

Para distraer a sus almas inquietas las tres amigas decidieron marcharse de paseo al campo. Pensaban que alejándose de su cotidianidad, en un entorno bucólico, se olvidarían de esos seres que las hacían zozobrar.

Pinky y sus amigas paseando ente viñedos

 “Entre viñedos”

Mientras Pajarito contemplaba el revoloteo de los pájaros y Pinky Spring bromeaba sobre el milagro de que de una inocente uva saliera algo tan embriagador como el vino, Candela Flame aprovechaba para hacer ejercicio y ponerse más fuerte todavía.

 

Pajarito sin nido

 “Pajarito sin nido”

Hallarse en comunión con la naturaleza llenaba a Pajarito de gozo y se separó de sus amigas para concentrarse en sus sensaciones y dejar que su mente vagara. Trepó a un árbol para desde allí otear el vuelo de las aves migratorias. Entonces se apoderó de ella la nostalgia. En su mente se empezaron a juntar palabras que formaron un poema y  pensó en titularlo “Oda a los nidos vacíos”.

 

Sin cobertura

 “Sin cobertura”

 Con tanta paz y silencio Candela Flame y Pinky Spring  por un momento se sintieron libres de ataduras, y el aire puro las llenó de energía positiva, pero en cuando descubrieron que sus teléfonos móviles no tenían cobertura volvieron a entrar en pánico. Como si estar sin cobertura fuese una metáfora de sus vidas.

FIN

PD: Muchísimas gracias a mis queridísimos Iñaki y Aitor que me dejaron sus casas para hacer las fotos. También a mi amiga Merceditas y sus familia por lo bien que me lo pasé con ellos en Gandesa, y los perritos Tobi y Kina que me alegraron con su compañía las sesiones de fotos en el campo.

 

PINKY SPRING ESTÁ SIENDO MUY CUESTIONADA

domingo, julio 14th, 2013
Pinky Spring está fichada
“Pinky Spring está fichada”

Pinky Spring es uno de esos personajes que viven y dejan vivir.  Hedonista, poco práctica, idealista, blandita, y aunque sea algo superficial, para ella la vida sin poesía no tiene sentido. En el horóscopo chino es oveja, un mal signo para tiempos de crisis en lo que se te pide piel de iguana.

 

Pinky Spring meteorologa de la television  “Pinky Spring meteoróloga de la tele”.

Con eso de tener que inventarse un cuentito para sobrevivir, un día se le ocurrió que podía hacerse presentadora de las noticias del tiempo como Nicole Kidman en “Todo por un sueño”. A veces las ideas más marcianas son las que funcionan y ha firmado un contrato discontinuo a tiempo parcial con un canal local. Sólo sus íntimos conocen que tiene sus momentos de pánico escénico y no sabe si va a confundir un tornado con un huracán, o si va a explicar bien lo que es una ciclogénesis explosiva. Como para gustos, colores, ahora tiene club de fans.

Pinky Spring y las bichas  “Pinky Spring y las bichas”.

La vida funciona como un ecosistema y si mueves algo de un lado afecta al resto. Para bien y para mal. Ella, que pertenece a una familia disfuncional desde hace varias generaciones, está acostumbrada a las críticas, y a que las personas difíciles de catalogar pongan nerviosa a cierta gente, pero es que últimamente la tienen crucificada: que si no le gusta sudar ni en el gimnasio, que si es una exhibicionista, una lírica insoportable anti-cool, que si se comporta según su edad mental y no la biológica, que si la vida no es sólo juju-jaja…
Freuda psiconaliza a Pinky Spring mientras se come un platano
  “Freuda psicoanaliza a Pinky Spring mientras se come un plátano”.
También a su amiga Freuda le ha dado por psicoanalizarla. Está licenciada por la Universidad de la Ciencia Infusa y es capaz de darle un veredicto de todo lo que le pasa y cómo solucionarlo en el tiempo que tarda en comerse un plátano. Si Pinky no está de acuerdo, o no acepta sus consejos, se enfada con ella y no se despeina por utilizar las confidencias que Pinky ha compartido con ella, y ha ido apuntando en una libreta, para ahora demostrarle que es una tarada. La lección de la UCI  que Freuda parece que se saltó fue aquella que explicaba que hay que saber usar  las palabras. Se perdonan, pero no siempre se olvidan.
Siluetas
 “Silueta rojas”.
Pinky es como todo el mundo: le gusta sentirse valorada, le duele aceptar reproches y percibirse insegura. Entiende que hay críticas que merecen la pena ser escuchadas, pero que hay otras en las que  ha sido el diablo el que ha cargado las lenguas.
Ella se sabe imperfecta, se equivoca, es contradictoria, hay cosas de si misma que no le gustan nada y hace lo que puede para bregar con sus disfunciones. También que es la única testigo de todos sus segundos, días y noches.
Tampoco tiene explicaciones lógicas para todo lo que hace. A veces lo único que la mueve es una pulsión interior, otras, aunque sepa que le tocará pagar, es sólo porque le da la gana. Como diría Sinatra:

And more, much more than this,

I did it my way.

Yes, it was my way.

Que bonita es la amistad y que ricos estan los gin tonics

  “Qué bonita es la amistad y qué rico que están los gin tónics”.

Por suerte, Pinky tiene a su amiga Pajarito que la quiere como es. Tampoco le miente, pero cuando emite un juicio de valor lo sabe hacer con clase. Con ella Pinky se siente cómoda y espontánea. En esos momentos piensa que no hay nada más bonito que la amistad y poder reírse, o llorar, en compañía de una amiga de esta vida, a veces llenas de penas, otras de alegrías, y por lo general tan loca.

Fin.

PD: Mi querido Fede, gracias por prestarme la cocina de tu casa. Otro beso para Agustina por hacer lo mismo con el salón de la suya. Mil gracias también a los que habéis pasado por este blog de visita. Espero que os haya merecido la pena y lo pasaseis bien con sus historias.